Blogia
UN PEZ ENREDADO

A día de hoy

A día de hoy ( y esto es verdad)

Rosa

Desde el  rincones de los imposibles unas palabras son recogidas por una mente atormentada por ideas enlatadas, que simplemente esperan la mágica mano que les de vida y transformen la lluvia en arroyo i sol, así poder ir a bañarse  y remojar las viejas ideas y cambiarlas por bellas.

Y desde este rincón de los imposibles me transporto un paso atrás, me situare en la plaza de los deseos, si, allá muy cerca de la calle de las ilusiones, donde habitan los corazones alegres, vivos de energía.

Miro los árboles y como caen sus hojas felices de haber completado su función y conocedoras que es necesario caer para dejar paso a los nuevos brotes que nueva vida traerán.

Caminando hacia uno de los bancos para sentarme tranquilamente y pensar en mis deseos, una placa en uno de los muros me detiene y no tengo otro remedio que acostarme y leer unas palabras que abren una puerta de mi mente que nunca dejara de guiar mis pasos hacia un camino ricamente incierto. Y aquel relieve dorado sobre un fondo negro me habla, con voz serena diciéndome: “borra todo aquello innecesario, pues es un lastre demasiado pesado. Tus deseos no se merecen esto”

Caminando hacia el banco lo único que deseaba era tener buenos deseos.

Allí sentado, mirando las nubes me desbordo una idea que sin mas me puse a trabajarla. No podía, era imposible cumplir mi único deseo de una forma totalmente impecable  sin haber dado una vuelta por aquel  pueblo fantástico y recorrer sus calles ni visitado todas sus plazas, ni olvidarme de su paseo y sentir dentro de mi todo lo que me forma, todo lo que soy.

Y recorriendo la calle de la tristeza, amiga melancolía, encontré que también formaba parte de mi, pero sus paredes eran bonitas, como el estallido de flores en primavera. Continuando apareció el pasaje de la soledad, era tan estrecho que, como no, se tenia que hacer solo.

Unos olores, llenos de colores que dibujaban paisajes de otras tierras y también de estas me llevaron a la avenida de la amistad, nunca tan llena como alguna vez nos hubiera gustado, ni tan vacía como para ser deprimente. Simplemente en su punto justo, tal y como me gusta a mi, llena de sinceridad, en la medida justa de confianza. Por todo aquello en lo que creo, que de verdad, me hubiese quedado toda la vida en este lugar. Sin embargo sabía que no podía.

Un callejón con muy poca luz me llamó la atención, era el de la esperanza, a la entrada había un cartel donde se advertía  que quien espera desespera, pero siempre continua vivo. Entendí el mensaje y con aquella tenue luz con aquella vida que parecía adormecida hay  suficiente para cruzar al otro lado sin necesidad de que alguien  me hiciera mas luz o me indicara el camino lleno de artimañas de algún miedo que solo existe en mi.

Estaba muy contento por todo aquel trayecto y decidí volver al principio. Y  como un laberinto maldecido no pude encontrar el rincón de los imposibles. Todas las pistas me llevaban al templo de la verdad, aquella que es tan real como el espejo que me reflejaba.

 Una única proclama, escrita en todos los idiomas.“desea lo que quieras, pero piénsalos bien, pues serán cumplidos”

El corazón se hizo pequeño, el espíritu grande y la piel de gallina.


 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

lucas -

Hermoso mapa de sentimientos :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres