Blogia
UN PEZ ENREDADO

En la última ciudad

Siempre me he alejado de los núcleos, de los grupos, de las comunidades, basta que juntes a más de dos personas con un mismo interés, para que se empiecen a repartir las posibilidades, para que se organicen repartiéndose el poder. Siempre he sido un solitario, un vagabundo que transita alejado de los caminos.

- No soportas a la gente porque no te soportas a ti mismo, eres un pobre diablo.

Ese había sido uno de los brillantes comentarios de mi última compañera, una abogada que había dejado carrera, esposo e hijos para lanzarse a la vida bohemia en lo que le gustaba denominar “Búsqueda de mi misma” mientras tosía expectorando sangre… Quizá se hubiera encontrado a si misma también entre su familia mientras defendía inocentes, pero nunca lo sabremos, porque una fría mañana de diciembre, sus pulmones dijeron “hasta aquí hemos llegado milady” y se fue sin tan siquiera despedirse de mí. En fin, la vida es así, te conciben, te nacen, te educan, te reclutan, te contratan, te despiden, te manipulan, y si llevas en los pies buenas zapatillas de deporte, en algún sitio hasta te matan, y cuando la estas diñando, aun crees que has sido un buen ejemplo de libre elección, como si tu albedrío no hubiese estado siempre sometido. Si eres el hijo pequeño de una familia y le sacas al otro unos…8 o 9 años, tampoco has decidido nada, en el mejor de los casos, uno o dos métodos anticonceptivos fallaron, y en el peor, no había dinero suficiente para matarte legalmente en una clínica de esas chachis.

            Bueno, al grano, que no quiero enrollarme mucho en mi vida personal, que es privada y aburrida. Si estoy en esta última ciudad es porque el mundo ha perdido todo recurso de supervivencia individual: bosques desaparecidos por el interés económico (creo que el último árbol esta en las incrustaciones de un coche de lujo), los animales han muerto, han desaparecido, o se extinguen asépticamente en centros de atracción o zoologicos, y el aire es tan denso que hace falta cortarlo en filetes y masticarlo como una goma de caucho para poder seguir usándolo. En resumidas cuentas, solo queda esta triste, manipulada y decrepita ciudad como bastión de la civilización….¿Cuanto aguantaré en ella? Y yo que sé, he visto un par de puentes muy buenos para abandonarla y salir de esta mi personal “búsqueda de mi mismo”…..

Continuara..

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

chari -

Esta bien,te dejo tambien el portatil y el adsl portatil de vodafone,contento?ahora a la sierra a reencontrarte y sin excusas ajajajaja en el fondo sabes como eres que quieres y que no quieres lo que te pasa es que estas cansado de tanto de lo mismo,cambia los muebles de sitio,el menu,ropa nueva y lee el kamasutra,en un mes estaras como nuevo y aun mas delgado jajajaja

lucas -

Uhmmm tanta soledad en el monte, sin adsl, con un papel y un boligrafo..acabaria convirtiendome en otro Unabomber, mandando paquetitos bomba a diestro y siniestro.Me gusta la intimidad, pero necesito a la gente para poder crecer, alimentandome de los sentimientos que me profesan. Os necesito a todos.

chari -

Pues si tienes un buen puente y de paso un coche,estas invitado a encontrarte en sierra morena,como un hermitaño,en medio de la nada,tierras de curro jimenez,rodeado de cochinos,jabali y ciervos.....castaño,encinas y olivos...aromatizado por el tomillo y la albahaca... Creo que te puede ayudar,asi que si te apetece cambiar a estos aires aventureros,tienes aqui tu casa ,un beso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres