Blogia
UN PEZ ENREDADO

Condes de Urgel, hab. 312 (I)

Ahí enfrente hay un hombre sentado en un coche pero en la parte trasera. Está removiendo algo que no consigo distinguir. Le estoy observando con la luz encendida, pero no alcanzo a entender su actividad.


Ahora se está bajando del auto con algo en la mano... no lo veo bien... esta oscuridad de la noche no me deja apreciar lo que lleva, lo que hace... ¡Dios mío! Es un arma de fuego larga... Está apuntando... me está apuntando.. ¡Ahhhhhhh!


Me ha dado en la garganta, me desplomo en el suelo y solo consigo apretarme fuerte en la herida. No puedo gritar y me siento débil, muy débil...


Se me agotan las fuerzas pero quiero moverme, llamar a alguien. Son las doce de la noche en esta habitación del hotel. Aún no puedo pensar ... si llegase hasta el móvil...


¿Dónde estás amor mío? Te veo y me aferro a tu imagen virtual como si pudiese sentir la fuerza de tu abrazo. Parece que me repone esa idea, pero todos los esfuerzos son inútiles.


(continuará...)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Lucía -

Vaya....al final no vamos a estar tan lejos....

Nacho -

¡Cuánta impaciencia colegas! Os agradezco vuestra atención.

Lucía: Lo escribí en un hotel cuyo nombre es el del título.Está a mitad de camino entre Mollerusa y Lleida. Pasaban las doce de la noche y desde la ventana de mi habitación se veía al otro lado de la carretera, un club de alterne.

Lucas: Felicidades y enhorabuena. En este caso no se puede empezar "la casa por el tejado"

Lucia -

Ummm...¿Hablas del Conde Urgel de Lleida? Entre el comentario anterior y este cuántas preguntas, ¿verdad?

lucas -

Uhmmm me inquieta, estoy como un gato sobre un tejado de zinc caliente...¿Quien es?¿Porque?¿Que haces alli?¿como te acierta en una tercera planta?¿Porqueeee????
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres